Tratamiento facial con ácido hialurónico

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia de relleno altamente segura, totalmente reabsorbible y con múltiples utilidades así como aplicaciones. Este material permite devolver la naturalidad y la luminosidad a la piel.
El ácido hialurónico es una molécula que encuentra presente en nuestra piel y es la responsable de mantener hidratado y terso el rostro. Su función principal consiste en retener líquido bajo la piel de manera que la mantiene luminosa y tersa.
Con el avance de los años la concentración de esta molécula en nuestro cuerpo va disminuyendo y tiene lugar la distensión de la piel con lo que empiezan a surgir las primeras arrugas.
Lo que pretendemos con el ácido hialurónico es devolverle al rostro su aspecto inicial y juvenil. Esta técnica se suele utilizar para tratar los surcos nasogenianos, los pómulos, los labios y los código de barras (son arrugas que nacen justo encima del labio superior) así como el entrecejo, entre otros.
Permite eliminar las arrugas, los surcos en la piel y regenera el volumen de ciertas parte del rostro que han perdido voluptuosidad debido al paso del tiempo y a la edad.

¿Para qué sirve el ácido hialurónico?

Con el Ácido Hialurónico (también llamado hidroxiapatita cálcica o Radiesse) conseguimos suavizar las arrugas de expresión, devolvemos la juventud al rostro realizando pequeñas inyecciones en los pómulos y en los labios así como en la parte superior de los mismos.
Los componentes utilizados en este tratamiento son totalmente compatibles con el organismo, seguros y reabsorbibles.

Consejo del Dr. Caussa

Estudiamos cada caso de forma individual y aconsejamos utilizar tratamientos complementarios según cada paciente. De esta forma conseguimos potenciar al máximo el resultado final sin caer en sobre correcciones antiestéticas.
Rictus y líneas de marioneta

Pómulos

Unidad del labio

Código de barras

Anuncios