Nacemos con la capacidad infinita creadora de felicidad para uno y el resto.

El conjunto de una mente canalizada de manera positiva, un sistema emocional limpio y equilibrado y un cuerpo libre de toxinas, dejan a un semidiós que ande libremente en una experiencia física en la tierra.

Los niveles evolutivos bajos que necesitan alimentarse de poder y control sobre los otros para sentirse realizados, son los encargados de engañar a las mentes débiles, de desestabilizar el sistema emocional de las masas y de intoxicar al pueblo.

Si consiguen que reine el caos, el miedo y la enfermedad, consiguen manipular a la sociedad hacia el beneficio de sus intereses.

Cuando nacemos nos desapoderan. Nos hacen creer que todo aquello que necesitamos para vivir viene del exterior. Cuando utilizo la palabra vivir quiero decir: en felicidad, en paz, sin dolor ni enfermedad.

Crecemos rodeados de frases castrantes del estilo:

¡Si vas al médico te curarás! Si te portas bien… si haces lo que te digo…
Aunque no te digan qué pasará si no vas al médico, lo dejan flotar en el aire para que tú mismo termines la frase en tu cabecita: si no vas al médico no te pondrás bien…

Con estas afirmaciones nos sentencian a la incapacidad de curarnos por nosotros mismos. Le están haciendo creer a un cuerpo que tiene recursos suficientes para curarse a sí mismo que no los tiene. Si tu crees que no eres capaz de curarte a ti mismo, no lo aceptas como una posibilidad.

Los Medios nos bombardean con imágenes de gente feliz relacionada con el producto que quieren que compremos o deseemos…

Nos convencen de que hay un sistema sanitario formado por personas superiores dotadas de conocimientos y sabiduría para darnos salud. Al mismo tiempo se protegen detrás de un sistema jurídico que les ampara de cualquier cosa que no vaya bien sacándose de encima cualquier responsabilidad.

¡En qué quedamos!
¿Si nos curamos es gracias a ellos y si no nos curamos no tiene nada que ver con ellos?

Llenan nuestra vida de mensajes; los oímos en la radio, los vemos en el televisor, en pancartas informativas de las autopistas… Mensajes que ofrecen respuesta a tus males, fortalecen así la creencia de que no eres capaz de valerte por ti mismo.

Nos hacen débiles mentalmente, pero también nos hacen débiles físicamente. Se encargan de que en la sociedad en la que vivimos haya un nivel de estrés tan elevado que solo pueda reinar la fatiga, el cansancio, los dolores, la depresión, las inflamaciones…

¿Cómo es posible que en un mundo tan avanzado tecnológicamente no se haya llegado a las bases alimenticias propicias para que un cuerpo pueda alimentarse de manera saludable el resto de la vida?

¡No interesa! Se manipula a la gente desde que es pequeña con el deseo, el placer, el castigo, la recompensa, y mucho de ello en base a la alimentación.

Una alimentación desequilibrada afecta nuestro sistema emocional, nuestro cuerpo físico y altera la percepción y interpretación del mundo en el que vivimos.

¡Es una bomba!

Me he desviado del tema que estábamos tratando, somos semidioses

Creo que el mensaje que intentaba transmitir ya ha llegado al oído que me interesaba de manera clara.

¡Otro día más!

Anuncios