El exceso de grasa localizada en áreas específicas del cuerpo es, junto a la celulitis, una gran preocupación estética para muchas personas. Por lo que con esta guía médica, pretendemos poder solventar las dudas más frecuentes que nuestros pacientes suelen realizar en consulta.

¿Qué es la grasa localizada?

La grasa localizada o lipodistrofia es el acúmulo de tejido graso en determinadas zonas del cuerpo, que provoca una alteración estética del contorno corporal. Esto puede ir acompañado o no de sobrepeso.

Este acúmulo de grasa localizada, normalmente se encuentra en zonas como muslos, nalgas, rodillas, abdomen, flancos o brazos, diferenciándose entre:

  • Adiposidad localizada primaria: es aquella relacionada con el desarrollo hormonal y generalmente es hereditaria. Suele afectar la forma de la silueta corporal en región media e inferior de los muslos (cartucheras, rodillas, muslos…) y es prácticamente imposible modificarla a través de los hábitos alimenticios y el ejercicio físico, por lo que para acabar con la grasa localizada habrá que combinar tratamientos específicos.
  • Adiposidad localizada secundaria: Está ligada a los malos hábitos alimenticios y a la falta de ejercicio físico (abdomen, flancos, papada, brazos…), por lo tanto, responderá bien a una dieta combinada con ejercicio físico.

El tejido graso que forma esos acúmulos puede tener diferentes características: blando, edematoso (con retención de líquidos) o fibrótico (duro), lo que hará que debamos plantear tratamientos diferentes en función del diagnóstico que realicemos.

¿Qué tipo de grasa se puede almacenar?

La grasa almacenada en el cuerpo puede ser de cinco tipos distintos, aunque las que en este caso nos interesan son dos: el tejido adiposo blanco y el marrón o pardo:

  • El tejido adiposo blanco es aquel que se vacía o se llena (el que crece cuando engordamos) y su función principal es almacenar energía. Es el más importante productor de leptina, una hormona que se regula desde el  apetito. En pacientes obesos se produce mucha leptina y entre otras cosas, además de provocar las ganas de comer, también induce a la inflamación.
  • El tejido adiposo marrón, por su parte, tiene como principal función regular la temperatura corporal. Es muy sensible al frío y al ejercicio. Su función principal es la termorregulación, es decir, producir calor. Es un productor de adiponectina, hormona que aumenta la sensibilidad a la insulina, y que por tanto es importantísima para no incrementar la glucosa en sangre y padecer diabetes.

Grasa localizada de las Tres Gracias

¿Dónde podemos encontrar la grasa almacenada?

Dependiendo de las zona del cuerpo, podemos distinguir entre dos y tres capas de grasa subcutánea. La superficial se compone de densos y compactos compartimentos delimitados por septos fibrosos perpendiculares y la profunda está menos organizada y es menos compacta.

¿Cuánto ocupa la grasa en nuestro cuerpo?

La grasa ocupa tres veces el volumen del músculo para un peso igual. Por eso, con solo una pérdida de pocos kilos de peso ya notamos una reducción importante de volumen.

Hombres y mujeres acumulamos grasa con patrones diferentes, que se relacionan la genética y con el sistema hormonal.

¿Cuánta grasa me sobra?

Para conocer cuánta grasa hay en exceso no es suficiente con conocer el índice de masa corporal (la relación entre el peso y la talla, sino que debemos ser más precisos y por eso utilizamos también el sistema de bioimpedancia, que mide porcentajes de grasa por zonas; el plicómetro, que mide los pliegues de grasa; y la ecografía de alta resolución, que determina patrones de distribución de la grasa.

¿La grasa localizada y la celulitis están asociadas?

La adiposidad localizada puede estar o no asociada a la celulitis. Pero debemos diferenciar ambas cosas, ya que la presencia de celulitis no implica un exceso de tejido adiposo, sino una alteración del mismo.

Para distinguirla de la celulitis, cuando se trata de grasa localizada, en las zonas afectadas existe un aumento de volumen en zonas como glúteos, muslos, cartucheras, cintura, abdomen, papada y brazos. La superficie de la piel de esas áreas es lisa (en cambio la celulitis se manifiesta con la llamada “piel de naranja”). Por mucho que se cuide la dieta y se practique ejercicio físico, en la celulitis no se experimenta mejoría, sobre todo en cartucheras, muslos y rodillas.

¿Qué tratamientos hay para eliminar la grasa localizada sin cirugía?

Para eliminar la grasa localizada sin cirugía, en Antiaging Group Barcelona disponemos de diferentes opciones como son la intralipoterapia, en la que se trabaja con infiltraciones; los ultrasonidos o la carboxiterapia, que funciona con microinyecciones de CO2. En ocasiones se combinan con otras soluciones como la radiofrecuencia, para un mejor resultado, es especial con presencia de celulitis.

¿Cómo eliminar la grasa localizada mediante inyectables?

Eliminar la grasa localizada con inyecciones es posible, gracias a diferentes técnicas en las que se infiltran diferentes productos de uso médico con acción lipolítica (quemagrasa). La ventaja es que tienen muy pocos efectos secundarios y, por lo tanto, no limitan la vida diaria del paciente, que puede retomar sus actividades con rapidez.

En Antiaging Group Barcelona tenemos varios métodos para eliminar la grasa localizada mediante inyectables como la intralipoterapia, la carboxiterapia o Belkyra™.

¿Cómo se elimina la grasa localizada con la intralipoterapia?

En la intralipoterapia se infiltra un ácido lipolítico (desoxicolato de sodio) en un solo pinchazo en el área a tratar, que permite eliminar la grasa localizada para siempre. La inyección con microcánula se realiza directamente dentro del tejido graso. De este modo se reparte el producto por la zona de forma homogénea y elimina la grasa localizada. Transcurridos unos minutos de reposo, se aplican 7-10 minutos de ultrasonido. Es un tratamiento idóneo para la adiposidad localizada que no desaparece adelgazando, en zonas como cartucheras, abdomen, flancos y la zona de la rodilla.

Para eliminar la grasa localizada con inyecciones, se infiltran diferentes productos con acción lipolítica.

Considerada como “la liposucción sin cirugía”, la intralipoterapia es un tratamiento ambulatorio que no necesita anestesia. El paciente se reincorpora inmediatamente a su vida normal. Aunque nuestros especialistas valoran individualmente cada caso, en principio se recomiendan tres sesiones con un intervalo de tres semanas entre ellas.

Es importante destacar que la intralipoterapia no está indicada en casos de obesidad o sobrepeso, porque no se pierde peso, solo grasa localizada y centímetros. Tampoco trata la celulitis, aunque la mejora.

El tratamiento es ambulatorio y el paciente se reincorpora de inmediato a su vida normal. Los resultados son sorprendentes y se pueden llegar a perder varios centímetros de contorno.

¿Cómo eliminar la grasa localizada con la carboxiterapia?

Otro de nuestros tratamientos para eliminar la grasa localizada con inyecciones es la carboxiterapia. En este caso, se aplican pequeñas inyecciones (no dolorosas) de dióxido de carbono (CO2) a nivel hipodérmico.

La carboxiterapia elimina la grasa localizada gracias a la infiltración de CO2. En este tratamiento se aplican microinyecciones de dióxido de carbono en la zona subcutánea, lo que tiene un efecto lipolítico (quema de grasa).

En la carboxiterapia se aplican pequeñas inyecciones de CO2 que tienen un efecto de quema de grasas.

La carboxiterapia también consigue activar la microcirculación sanguínea y linfática, lo que oxigena la piel y estimula la producción y reorganización de fibras de colágeno y elastina, aportando una mayor tonicidad y turgencia. Es, por lo tanto, un tratamiento seguro y efectivo, como han comprobado estudios como ‘Carbon Dioxide Therapy in the Treatment of Cellulite: An Audit of Clinical Practice’, publicado en 2010 en Aesthetic Plastic Surgery.

¿Cómo eliminar la grasa localizada de la papada con Belkyra™?

Uno de los mejores tratamientos para eliminar la grasa localizada de la papada es Belkyra™.

Belkyra para eliminar la grasa localizada de la papadaLa papada es uno de los problemas estéticos que más preocupan a hombres y mujeres y, aunque parezca lo contrario, no tiene por qué estar ligada a los kilos de más, de modo que afecta también a personas delgadas. Su presencia otorga a veces un aspecto avejentado o de falso sobrepeso.

Hasta ahora, la única opción posible era la liposucción. Pero Belkyra™ es el único medicamento autorizado por la AEMPS, no invasivo y muy eficaz para eliminar la papada sin pasar por quirófano.

Belkyra™ es una versión sintética del ácido deoxicólico, ya conocido por formar parte de la composición de los ácidos biliares que nuestro cuerpo produce de forma natural para la digestión de las grasas.

Cuando se inyecta esta sustancia en la grasa subcutánea, destruye literalmente las células grasas para siempre. Una vez eliminadas, esas células no pueden volver a almacenar ni acumular grasa. También se previene la flacidez que podría quedarse después de someterse a este tipo de intervención.

El tratamiento Belkyra destruye las células grasas de la papada para siempre sin necesidad de pasar por el quirófano.

Para eliminar la papada, aplicamos Belkyra™ en varias sesiones, que oscilan entre 2 y 4, según el grado de acúmulo de grasa de cada paciente. En cada sesión, que se prolonga entre 30 y 40 minutos, se aplican pequeñas inyecciones con el producto en la zona afectada. Previamente se aplica una crema anestésica o frío local, para que el tratamiento sea más confortable e indoloro.

Puede ser que la zona quede inflamada durante las primeras 72 horas y que aparezca algún hematoma, picazón o enrojecimiento. Pero el paciente puede hacer vida normal incluso al día siguiente del tratamiento. El tiempo de espera entre sesiones es de 4- 6 semanas.

¿Cómo eliminar la grasa localizada con la radiofrecuencia?

Para atajar la grasa localizada, la radiofrecuencia debe utilizarse en combinación con otros tratamientos como los ultrasonidos. Por sí sola, la radiofrecuencia Accent Prime® es un tratamiento muy exitoso para la celulitis y la flacidez de la piel, porque consigue reducir el volumen, al compactar el tejido graso, en zonas localizadas como brazos, abdomen, muslos, etc. Disminuye la flacidez cutánea y aporta tersura y firmeza a la piel, por su capacidad para reestructurar el colágeno.

Combinada con los ultrasonidos de alta frecuencia, que penetran entre 1 y 1,5 cm en el tejido subcutáneto, la radiofrecuencia Accent Prime® forma parte de un programa llamado Ultraslim®, del que disponemos en Antiaging Group Barcelona, que permite disminuir volumen y mejorar la tersura de nuestra piel a la vez.

El programa Ultraslim combina ultrasonidos y radiofrecuencia, para reducir volumen y mejorar la flacidez.

Esto es posible gracias a que los ultrasonidos de baja intensidad destruyen las células grasas mediante ondas. Las células grasas se vuelven más permeables y fluidas, de forma que acaban por disolverse de forma natural y se eliminan por las vías venosas y linfáticas. Al aplicarse junto a la radiofrecuencia Accent Prime®, es posible fortalecer a la vez las fibras de colágeno, de modo que se consigue una mejora notable en la flacidez de los tejidos.

De cara al paciente, el programa Ultraslim que combina ultrasonido y radiofrecuencia contra la grasa localizada, supone un tratamiento sin pinchazos, que no provoca dolor, no tiene efectos secundarios y no precisa anestesia.

¿Qué otros métodos no invasivos hay para eliminar la grasa localizada?

Los métodos no invasivos son aquellos en los que aplicamos una energía desde el exterior para tener una respuesta a nivel de la grasa, como son la radiofrecuencia o los ultrasonidos, de los que ya hemos hablado. Pero existen más opciones.

  • Métodos de succión mecánica como la endermología (LPG®), un sistema que reactiva la actividad celular a través de movimientos mecánicos. Esta tecnología trabaja con un masaje intenso del panículo adiposo (la capa subcutánea de grasa) mediante rodillos y aspiración de la superficie cutánea. No sustituye a la liposucción, pero al estimular la circulación y el drenaje linfático, es útil frente a la grasa localizada.
  • Métodos que combinan la succión mecánica y la energía térmica como el TriActive® o el SmoothShapes®. Además de la estimulación mecánica, añaden un incremento de temperatura, que estimula la producción de nuevo colágeno y mejora la circulación sanguínea y linfática.
  • Criolipólisis como el Coolsculpting®.  Es útil frente a la grasa localizada porque provoca una destrucción celular por un descenso controlado de temperatura de alrededor de -10º.
  • Láser de baja intensidad como el Zerona ®. Este tipo de tecnologías, también denominadas láseres de bioestimulación o láser frío,  provocan un vaciado del adipocito por cambios en la membrana celular.

Todos estos tratamientos se realizan en la consulta y el paciente puede incorporarse a su rutina inmediatamente, sin necesidad de pasar tiempo de baja. En todo caso, se necesitan varias sesiones y la combinación entre ellos potencia los resultados.

¿Cómo se puede eliminar la grasa localizada mediante cirugía?

Tratamientos para eliminar la grasa localizada.El método quirúrgico más efectivo para eliminar la grasa localizada de forma definitiva es la liposucción.

Sus buenos resultados la han convertido en la intervención estética más demandada en España, por detrás del aumento de mamas, según el informe ‘La realidad de la cirugía estética en España 2014’, realizado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). En el año del estudio se realizaron en España 12.000 liposucciones, lo que supone el 12% del total de las intervenciones de cirugía estética en el país. En países como Estados Unidos, la liposucción desbanca al resto de procedimientos y se sitúa en el top, según la estadística realizada por The American Society for Aesthetic Plastic Surgery, con datos relativos a 2016, y 414.335 intervenciones realizadas en ese año.

La liposucción es la segunda intervención estética más demandada en España, solo por detrás del aumento de pecho.

El motivo del éxito de la liposucción reside en que se trata de una técnica médica que destruye los depósitos de grasa que se encuentran en diferentes partes del cuerpo como caderas, abdomen, tronco, nalgas, muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos.

En la liposucción, se procede a la extracción de la grasa mediante una cánula con la que se realiza un movimiento mecánico en abanico, al mismo tiempo que se realiza una aspiración.

Es importante destacar que la liposucción es un método excelente para acabar con la grasa localizada, pero no es un método para perder peso. De hecho, son muchas las mujeres delgadas que tienen cartucheras y los hombres que tienen barriga. Y ni unas ni otros pueden perderla por mucho que se pongan a dieta una y otra vez. Ellos son los candidatos perfectos para esta intervención.

La liposucción acaba con la grasa localizada, pero no es un método para perder peso.

¿Cómo se puede eliminar la grasa localizada de debajo de los glúteos?

La banana subcutánea son esos antiestéticos rollitos de grasa que aparecen justo en la zona donde se juntan la parte superior del muslo con la inferior de las nalgas.

Lo más indicado para acabar con la grasa localizada de debajo de los glúteos es combinar liposucción y radiofrecuencia.

Para eliminar esa banana subglútea utilizamos bien las ondas electromagnéticas de la radiofrecuencia (que calientan la dermis de forma que se crea un nuevo colágeno y la piel queda más tensa); bien el lipoláser. A veces completamos el tratamiento rellenando las zonas hundidas infiltrando grasa propia. El objetivo final es compensar las zonas con protuberancias y las zonas deprimidas, para que el conjunto quede armonioso.

¿Cuál es la diferencia entre ultrasonido y liposucción?

Los ultrasonidos destruyen las células grasas mediante ondas que el cuerpo acaba por eliminar por sí mismo, sin necesidad de cirugía, mientras que la liposucción consiste en la extracción de la grasa por aspiración mediante una cánula.

Con el ultrasonido, la energía de las ondas de alta (HIFU) y baja frecuencia eliminan la grasa localizada de modo indoloro y sin anestesia. Se necesitan entre 4-6 sesiones, según cada caso.

La liposucción es una intervención quirúrgica que destruye los depósitos de grasa que se encuentran en diferentes partes del cuerpo -caderas, abdomen, tronco, nalgas, muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos- la cara y el cuello. Hay diferentes técnicas. Consulta con nuestros especialistas cuál es la indicada para ti.