Últimamente me ha costado encontrar un libro que captará mi interés.
Este libro me ha absorbido y ha hecho que devorara este libro.

Londres, 1939. Ada Vaughan es una joven y ambiciosa costurera cuyo gran sueño es abrir, algún día, su propia boutique y convertirse en una aclamada modista. Cuando se enamora de Stanislaus von Lieben, un seductor aristócrata húngaro, cree posible hacer realidad sus sueños.
Juntos viajan a París, pero el inminente estallido de la segunda guerra mundial trunca todos sus planes… Perdida y sola en un país extranjero, Ada ha quedado atrapada por la guerra, y deberá hacer todo lo que esté en sus manos para sobrevivir.
En medio del horror, el don de Ada para crear belleza y glamour es lo único que la mantiene con vida, y pasará sus días confeccionando. Pero cuando pensaba que todo había terminado tuvo que enfrentarse al fin a la verdad: nunca podría recuperar lo que había perdido en el camino.

¿Que es lo que me ha transmitido este libro?

Es una historia de valor y sueños.
Una lección de coraje y supervivencia. Ésta es una novela sobre una mujer. Una mujer joven, fuerte, voluntariosa y ambiciosa que lucha por escapar de la pobreza de su familia y convertirse en una modista de éxito. Cualidades no le faltan porque tiene un gusto exquisito y una buena técnica. El problema es que, si bien por una parte es fuerte e independiente, por otra es muy inocente y se deja engañar por hombres que saben mucho más que ella de la vida.

“Que hay que ir con los ojos abiertos, porque hay gente que se aprovecha de la inocencia de las personas”

Anuncios