Para descartar una prenda hay que valorar antes los siguientes factores: Estado, color, funcionalidad, como sienta y el valor de cada prenda.

1.Estado.

Podemos tener colgados en el armario desde prendas nuevas hasta algunas rotas y viejas. Estas últimas las tenemos que retirar.

En el armario podemos tener:

1. Prendas necesarias pero las tenemos que renovar.

2. Prendas en mal estado para tirar.

3. Prendas que no son necesarias pero que están en buen estado que podemos regalar.

4. Prendas aptas para estar en casa.

 

2. Color

Hemos de valorar si la prenda nos resulta favorecedora. Hemos de tener en cuenta que el color no puede ser una limitación, que hemos de vestir colores que nos gusten independientemente si es moda o no.

 

3. Funcionalidad

Hemos de valorar si cada prenda tiene un objetivo concreto para un look de trabajo, casual, deportivo, etc. Al igual que el color o corte igual ya ha dejado de gustarnos.

 

4. Cómo sienta

A veces tenemos piezas demasiado grandes, las podemos arreglar, pero habrá casos que igual no compensa en función del precio.

Hay que utilizar una talla adecuada. Porque igual podemos tener ropa bonita y cara pero se desmerece. Si es una talla grande nos aporta un efecto visual de bloque, sin formas poco favorecedor, y además, hace mayor a cuanto a edad. La ropa pequeña provoca que todos los defectos salgan a la luz y se evidencien.

 

5. Valor de cada prenda.

Puede pasar que tengamos piezas de mucho valor de moda actual o ropa vintage.

Por motivos de espacio es muy importante hacer un buen descarte de prendas. No tenemos que tirar por  tirar, hemos de analizar cada prenda y actuar en cada caso.

 

Tenemos que tener unos básicos en el armario:

• Traje de chaqueta (pantalón o falda)

• Vestido negro

• Una chaqueta para el trabajo, combinable con faldas y pantalones

• Varias faldas, una de ellas negras y de corte clásico

• Pantalones de vestir

• Pantalones de sport

• Vaquero

• Jerseys o chaquetas de punto

• Varias camisas, una de ellas blanca

• Camisetas de algodón

• Abrigo, gabardina, trench

• Zapatos: un modelo clásico de medio tacón, unas sandalias de tacón y un zapato plano.

 

Para mí es difícil hacer limpieza, pero a veces es necesario porqué ya no se cabe!

 

Anuncios