Ante un dolor de cabeza y dolor de espalda mucha gente recurre a un analgésico. En cambio, la Medicina Bioenerergética -también llamada Bioreguladora– apuesta por tratar el problema desde la raíz. “En lugar de hacer un tratamiento sintomático, la medicina bioenergética, o integradora, busca el origen para equilibrar, regular o eliminar el agente que lo provoca”


Se trata de una medicina holística que tiene una concepción integral de las personas, por lo que trata todo el organismo en un conjunto. Así tiene en cuenta todos los aspectos y ámbitos que rodean a la persona.


Define que la salud depende de la alimentación, los hábitos de vida, como el estrés y el insomnio, los aspectos emocionales y el estado anímico, así como la necesidad de depuración de toxinas que el cuerpo ha ido acumulando por la alimentación, los medicamentos o el aire que respira. Dentro de estos aspectos, hay uno clave: el energético, que puede ser diagnosticado
por un médico. “El cuerpo humano también es energía y todas las medicinas orientales y la homeopatía tienen en cuenta la vertiente energética de la persona”
Según la medicina bioenergética, lo que primero se altera es la energía y luego se manifiesta en cambios biológicos. Por ejemplo, cuando hay una alteración en el estómago, primero hay cambios energéticos que se manifiestan a través de sus funciones, como las digestiones. Más adelante es cuando se altera morfológicamente el órgano y cuando los instrumentos diagnósticos tienen la capacidad de ver la enfermedad. Así, pues, el pilar fundamental de medicina bioenergética es ir por delante del diagnóstico para evitar que se acabe produciendo una patología. “No tratamos síntomas, sino que vamos a equilibrar o regular el medio interno que se ha alterado por una alimentación incorrecta, hábitos inadecuados, causas emocionales o por una necesidad de depuración del organismo, entre otros.

“No tratamos síntomas buscamos equilibrar el medio iftterft que se ha alterado “


El enfoque holístico bebe de varias medicinas de tradición milenaria. Actualmente engloba la homeopatía, la medicina china, la terapia reguladora, la terápia neural y la acupuntura, entre otros, en algunos casos en que el organismo está cargado de tóxicos por agentes externos, sólo hay que depurarlo para restablecer el equilibrio y recuperar la energía perdida.

 

 

 

 

 

 

Anuncios